CUANDO LLORAR NO ES TAN MALO 

Pocos saben que las lágrimas oculares están compuestas no sólo por agua, sino por proteínas, lípidos y sales minerales, que consiguen darle la estabilidad suficiente para que no se evaporen con excesiva rapidez, y hagan su función protectora y metabólica (reparto de oxígeno correctamente).

La lagrima también realiza una función refractiva importante. Sino tenemos una buena película lagrimal las imágenes no se enfocaran correctamente (puede llegar a compensar graduaciones de hasta casi 1 dioptría). Incluso esta nos ayuda a la comodidad y comfort en el uso de lentes de contacto.

El síndrome de ojo seco puede llegar a afectar hasta a un 30% de personas de edad avanzada. Esto sumado al uso prolongado de las mascarillas, puede provocar síntomas como escozor, picor ocular, sensación de cuerpo extraño, visión borrosa, daños en tejidos corneales…

Desde Óptica Perucho recomendamos una revisión del polo anterior del ojo, y si fuese preciso, el uso de lágrimas artificiales de las cuales disponemos con la mejor composición y tecnología del mercado.